Este sábado se hicieron dos allanamientos donde se secuestraron documentación y teléfonos. Cómo se detectó la estafa.

Este sábado se llevaron adelante dos allanamientos en Balcarce en el marco de una causa que lleva adelante el Juzgado de Garantías N°2, a cargo de Roberto Errandonea, en la que se investiga a dos dirigentes sociales por “defraudación agravada en perjuicio de la administración pública”.
Los integrantes del movimiento Atahualpa están sospechados de fraguar identidades para cobrar planes sociales, incluso uno de los dos imputados fue reconocido en las cámaras de seguridad de un banco mientras realizaba maniobras con varias tarjetas de débito.

En principio, los responsables serían una mujer y su sobrino. La modalidad consistía en engañar a personas pidiéndoles los datos personales y documentaciones con la promesa de una remuneración mensual que finalmente nunca llegaba.  
La estafa quedó al descubierto cuando un joven de 22 años decidió iniciar el trámite para cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) de $10.000 dispuesto por la Anses y no pudo por ser beneficiario del plan Potenciar Trabajo, a cargo del Ministerio de Desarrollo de la Nación.


Durante los dos allanamientos realizados en las últimas horas se secuestró documentación, teléfonos y elementos de interés para la causa. Además, se les notificó a los dos acusados de su imputación y quedaron a disposición de la Justicia.
 

Una parte de la investigación intentará determinar si detrás de la estafa había una red más amplia destinada a fraguar identidades para cobrar beneficios sociales y también intentará deslindar la responsabilidad de la agrupación política a la que pertenecían.