La habilitación se da en el marco del plan integral y gradual de puesta en marcha de la Ciudad centrado en el bienestar integral de las personas que viven, estudian y trabajan en los barrios porteños.

Las personas podrán concurrir de acuerdo a la terminación del DNI


Los negocios de indumentaria y calzados en los barrios vuelven a abrir hoy en la ciudad de Buenos Aires, donde también se habilita el ingreso a los templos para la oración individual de fieles, se activan los lavaderos de autos y los paseadores de perros, como parte del aislamiento con reapertura gradual de actividades por la pandemia de coronavirus.

La apertura de negocios barriales de ropa y zapatos, a los que podrán concurrir las personas de acuerdo a la terminación del DNI, se suman al resto de los comercios y galerías que se abrieron el pasado lunes, cuando se inició la nueva etapa de la cuarentena.

Con respecto a los cultos, se dispuso habilitar el ingreso a los templos para la oración individual de fieles de hasta un máximo de 10 personas conforme al protocolo por el coronavirus, además de las celebraciones online y los permisos para tareas administrativas.

La habilitación se da en el marco del plan integral y gradual de puesta en marcha de la Ciudad centrado en el bienestar integral de las personas que viven, estudian y trabajan en los barrios porteños y que comprende medidas en diferentes etapas.

Otras de las actividades que regresan este miércoles son los lavaderos de autos, los paseadores de perros, además de la industria del juguete, de acuerdo al cronograma difundido por las autoridades locales.


Cómo sigue el cronograma


El próximo sábado será el turno de las mudanza, que podrán realizarse solo los fines de semana, y el lunes 27 de julio las salidas de los niños se extenderán a todos los días entre las 10 y las 18 durante una hora, además de habilitarse el trabajo de los abogados y las galerías de arte con turno previo.

El miércoles 29 de julio podrán abrir las peluquerías y lugares de depilación, comenzarán a atender los psicólogos, psicopedagogos, terapistas ocupacionales, kinesiólogos que desarrollen tareas con trastornos del neurodesarrollo y para la tercera edad y fonoaudiólogos que trabajan con trastorno del espectro autista (TEA).