“Muy probablemente el escenario sea endurecer la cuarentena” si persiste la suba de casos

Leticia Ceriani, funcionaria del Ministerio de Salud bonaerense, sostuvo que el aislamiento estricto dispuesto para el AMBA entre el 1 y el 17 de julio “sirvió para disminuir la velocidad de los contagios y para tener un porcentaje de ocupación de camas estabilizado”.

Por Juliana Ricaldoni




En el segundo cordón (donde viven 6.344.693 personas en los municipios de Quilmes, Berazategui, Florencio Varela, Esteban Echeverría, Ezeiza, Moreno, Merlo, Malvinas Argentinas, Hurlingham, Ituzaingó, Tigre, San Fernando, José C. Paz, San Miguel y Almirante Brown) había 16.952 contagios (267,2 casos cada 100 mil habitantes).

Y en el tercer cordón (con 2.366.265 personas en La Plata, Berisso, Ensenada, San Vicente, Presidente Perón, Marcos Paz, General Rodríguez, Escobar y Pilar) y resto del AMBA se contabilizaban 4.277 casos, 283,6 cada 100 mil habitantes.

Aunque las cifras son de inicios de julio, cuando había 38.657 casos de Covid-10 en territorio bonaerense contra los 76.817 de hoy, esa tendencia “se mantiene”, aseguraron a Télam desde la cartera de Salud.

Ceriani expuso que también se advierte un desplazamiento del virus hacia municipios del interior “que no habían tenido casos o que tenían muy pocos contagios y muy controlados” y graficó que “por lo general se trata de contagios generados a partir de personas que viajaron a trabajar al AMBA y regresaron con Covid-19 sin saberlo”.

“Hay municipios con brotes más pequeños y controlables, y otros donde hay mucho contagio como Bahía Blanca, Mar del Plata o hace poco Olavarría”, describió y analizó que, por eso, “lo que sucede en el AMBA no sólo tiene el objetivo de frenar contagios de quienes viven en el gran Buenos Aires sino en toda la provincia y en el país.

Por otro lado, celebró el hecho de que la Argentina y la provincia tengan “una letalidad baja comparada con otros países”.
Al respecto dijo que la cantidad de pacientes con coronavirus que fallecen en relación al total de contagiados “viene descendiendo” y remarcó que, en paralelo, es cada vez menor la cantidad de casos que requieren de internación en terapia intensiva.

Ceriani atribuyó ese dato a “la fortaleza alcanzada en el sistema de salud” y “a los resultados positivos del tratamiento con plasma cuando se aplica tempranamente”.

En marzo se procesaban 60 muestras diarias en el Malbrán. Hoy tenemos 30 laboratorios de la provincia en hospitales públicos y universidades en los que procesamos 4.800 muestras por día”


La subsecretaria también manifestó que en la provincia se efectuaron más de 260 mil testeos y si bien reconoció que “desde que comenzó la etapa más cruda de aumento de los casos en junio” se registra “cierta saturación” en la red de laboratorios y demora en la entrega de resultados, explicó que ello se debe a retrasos en la carga de los datos y no en el procesamiento de las muestras, que se hacen el mismo día de la toma.

Asimismo, anunció que se trabaja para continuar ampliando la red, incorporando turnos de noche en laboratorios y sumando universidades “para llegar en agosto a 8.000 determinaciones diarias, con lo cual vamos a aflojar esa saturación”.

“Preocupan el relajamiento social, la cantidad de gente en la calle, la circulación de autos y los encuentros en las plazas”, dijo con respecto al comportamiento durante el aislamiento, y estimó que eso puede llevar “a tener que retroceder de fase porque se pone en riesgo el esfuerzo de 4 meses”.

“El bajo número de fallecidos y la curva medianamente controlada operó para que todos relajen los cuidados y esa percepción de riesgo no sea tal ahora, pero estamos en el momento de mayor riesgo y donde más deberíamos preocuparnos porque hay circulación comunitaria del virus”, añadió.

Ceriani pidió evitar aglomeración de personas y salir sólo por cuestiones esenciales porque “la situación es preocupante y el escenario que viene es el de volver a aislamiento estricto”.