El presidente Alberto Fernández anunció un nuevo Programa Nacional de Infraestructura Universitaria, que demandará una inversión de 128 millones de pesos y contará con el financiamiento internacional del Banco de Desarrollo de América Latina y generará 3.500 empleos directos y 10.000 indirectos.
“El camino que tiene que abrazar la Argentina es el de la educación pública”, consideró el jefe de Estado desde la residencia de Olivos donde, acompañado por los ministros Nicolás Trotta (Educación) y Gabriel Katopodis (Obras Públicas), se comunicó con autoridades universitarias de 20 distritos del país.
Las nuevas obras de infraestructura serán en universidades de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, Catamarca, Chubut, Corrientes, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, San Luis, San Juan, Santa Fe, Tierra del Fuego y Tucumán.
 

La iniciativa permitirá extender la cobertura y mejorar el Sistema Universitario Nacional, que beneficiará a más de un millón y medio de estudiantes, entre ellos, de las universidades del conurbano de Lomas de Zamora, Avellaneda y Arturo Jauretche de Florencio Varela.
La etapa 2019-2023 contempla una inversión de más de $9.600 millones para obras de refacción y ampliación de la infraestructura. Durante agosto se licitarán 29 obras que incluyen a 24 Universidades ubicadas en 9 provincias y en CABA. Luego, se licitarán 34 obras para proyectos a ejecutar en 29 Universidades de 15 provincias y CABA.
Para participar del programa los proyectos presentados por las Universidades deben cumplir con ciertos criterios de elegibilidad:
– Contar con infraestructuras edilicias que actualmente tengan un grado de obsolescencia físico funcional que generen riesgo para las personas o al propio patrimonio.
– Formar parte de un Plan Maestro de desarrollo de la Infraestructura de la Universidad (o documento similar).
– Permitir la expansión de las infraestructuras edilicias orientando a temáticas que vinculen a la Universidad con el sistema productivo nacional, regional o local.
– Dar cobertura a las necesidades actuales de matrícula o permitan la ampliación de la misma.
– Optimizar el uso de la infraestructura permitiendo las innovaciones tecnológicas y la investigación para impulsar el acceso de las universidades a las redes de generación y divulgación del conocimiento.
– Establecer un plazo de ejecución de las obras alineadas con la planificación general del Programa.
– Cumplir con parámetros de sustentabilidad ambiental y de condiciones de accesibilidad.