Con diferencia de horas, la tragedia golpeó a la Policía de la Ciudad: el jueves se suicidó de un disparo en la sien un subcomisario y este viernes una oficial mayor, ambos con sus armas reglamentarias.

El primero de los hechos ocurrió este último jueves por la tarde en Lomas de Zamora.

El padre del efectivo policial se comunicó con el 911 para solicitar la presencia urgente de una ambulancia y de uniformados tras señalar que su hijo -identificado luego como Matías Malla- se había efectuado un disparo a la altura de la sien.

Al llegar la ambulancia al lugar, trasladaron de urgencia al subcomisario (quien se desempeñaba en la División Situaciones Complejas de la Policía de la Ciudad) hasta el hospital Gandulfo de Lomas de Zamora, en donde falleció horas después.

En tanto, este viernes por la tarde, el oficial principal y también integrante de la fuerza porteña, Hernán Fernández, de Comisaría 3A, se comunicó al 911 para informar que su pareja, la oficial mayor Juliana Macarena Cesario (28 años de edad) de Planificación Operativa de Eventos Deportivos, se habría quitado la vida de un disparo en la sien con arma de fuego en el interior de su domicilio de Avenida Garay al 3200 de CABA.

Al arribar al lugar los móviles de la Comisaría 4A, los efectivos confirmaron la situación de lo descripto por Fernández, por lo que motivó el inicio de actuaciones para intentar clarificar lo sucedido.

Según consta en la carta de despacho de móviles de la Policía de la Ciudad, la pareja tiene dos hijos, uno de 3 y otro de 5 años.