Dos familias con varios hijos -con edades de los 3 a los 18 años y un bebé de 4 meses-. perdieron sus viviendas el domingo pasado cuando el fuego consumió todo en Neuquén 1830/1850, en la localidad de El Jagüel, en Monte Grande.

Hoy las familias están desmembradas: sus integrantes están distribuidos en casas y parroquias de la zona.

Los vecinos hicieron una colecta y comenzaron a reconstruir el lugar, pero necesitan para ello más materiales de obra.

El Municipio de Esteban Echeverría está en contacto con las familias y las asiste, pero ante la pérdida de todas sus pertenencias, las necesidades son muy grandes, más aún en este contexto de pandemia.

Juntan muebles, ropa de cama, abrigo, calzado e incluso alimentos. Y reciben ayuda, que coordina Natalia. Para colaborar, contactarse al 1138832610.