Funcionarios del gobierno nacional y bonaerense, empresarios y representantes de los trabajadores de Cresta Roja avanzaron ayer en la conformación de una Cooperativa de Trabajo, para poner fin a un largo conflicto que ya lleva casi cinco años y mantiene desocupados a más de 2.000 trabajadores.

“El resultado de este encuentro es positivo, ya que enterados de esta situación, las autoridades de los gobiernos de Nación y Provincia y los trabajadores avanzarán en una mesa de trabajo para encontrar la solución a un conflicto que lleva ya tantos años”, informó a Télam el director nacional de Empresas Recuperadas del Ministerio de Desarrollo Social, Eduardo Murúa.

Murúa adelantó que a partir de ahora “los técnicos trabajarán sobre el futuro de Cresta Roja y de sus trabajadores, que hace años la vienen pasando muy mal en la calle, y se evaluará la posibilidad de creación de una cooperativa conducida por sus trabajadores y con la gerencia de su antiguo dueño (Melenko Rasic), una presencia que asegure que el proyecto sea viable”.

El futuro de los 2.000 trabajadores de Cresta Roja -despedidos en 2016, semanas después de una visita del ex presidente Mauricio Macri y de la ex gobernadora María Eugenia Vidal-, fue analizado esta mañana en un encuentro desarrollado en una de las sedes del Ministerio de Seguridad de la Nación, ubicada en la avenida San Juan 2776, de la Ciudad de Buenos Aires (Caba).

De la reunión participaron representantes de la Secretaría de Articulación Federal del Ministerio de Seguridad y de los ministerios Trabajo de Nación y de la provincia de Buenos Aires.
También participaron los representantes de los trabajadores de Cresta Roja, encabezados por Carlos Stasiuk, el ex dueño de Cresta Roja, Melenko Rasic y el propio Murúa.

Carlos Stasiuk, vocero de los trabajadores despedidos, dijo a Télam que la reunión de hoy “fue positiva, quedamos en trabajar rápido para encontrar una solución definitiva a nuestro problema que ya arrastra años”.

Destacó además que “nuestro conflicto está todo encaminado a través de los gobiernos, también por la vía de la Economía Popular (CTEP) que conduce Emilio Pérsico y esperamos se sumen a esta propuesta las autoridades del Ministerio de Desarrollo Productivo (a cargo de Matías Kulfas) y Augusto Cosa”, ministro de la Producción bonaerense.

“Estamos muy esperanzados que de una vez por todas se solucione este drama de 2.000 familias que hace casi cinco años estamos en la calle. Nosotros tenemos un solo objetivo volver a trabajar y vivir dignamente con nuestras familias”, concluyó Stasiuk.