El intendente de Lomas de Zamora, contagiado de COVID-19 e internado desde hace más de 10 días, habló del tratamiento al que se sometió para mejorar su estado de salud

El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, contagiado de COVID-19 e internado desde hace más de 10 días, se refirió este domingo al tratamiento con plasma al que se sometió para mejorar estado de salud. “Anoche pasé mi mejor noche. Me siento bárbaro, la capacidad pulmonar está bárbara, con oxigenación y ningún dolor de garganta ni muscular”.

“Hoy (por el Domingo) me siento bárbaro. Tengo una capacidad pulmonar bárbara. Con oxígeno, sin dolor muscular y sin dolor de garganta. Estoy un poco colorado por los corticoides, pero estoy bien”, indicó en diálogo con el programa “La Peña de Morfi”.

El jefe comunal se refirió al tratamiento con plasma que le hicieron en la semana y contó que su evolución fue positiva 24 horas después. “Estoy feliz porque creo que esta lucha valió la pena”, sostuvo.

Insaurralde explicó que “el miércoles fue un quiebre de la enfermedad” porque “se me había reducido la capacidad pulmonar”. “Me llegó el plasma, me hicieron una pequeña intervención quirúrgica para pasármelo porque yo no tengo buenas venas”, señaló.