Miguel Raduazzo, un ingeniero de Temperley, creó un dispositivo aéreo que elimina el virus que hay en el aire y reducir enormemente los riesgos de contagio. La investigación y la creación de este dispositivo se desarrolló en el Centro de Investigaciones en Ciencias y Tecnologías (CIECYT), que tiene a Raduazzo como Director.
El novedoso “Sistema Aéreo Anti-COVID” tiene la función de eliminar la carga viral que pueda existir en el aire, tanto de coronavirus como de cualquier otro virus, y devolver aire limpio al medioambiente. La idea es implementarlo en lugares donde haya aglomeración de personas para paliar los efectos de la pandemia.
“Partimos de la base que están todos infectados. Teniendo esa premisa, generamos un dispositivo que absorbe todo lo que una persona está exhalando cuando respira, más una porción adicional de aire del entorno”, comenzó explicando Miguel al Diario El Sur.


“Llevamos ese aire a una cámara de mitigación y lo podemos neutralizar con radiación ultravioleta, calor, agua clorada, vapor de alcohol y una infinidad de formas. De esta manera, eliminamos esa carga virósica para después verter el aire al medioambiente sin ningún tipo de riesgo”.


“En el caso del transporte público, en cada respaldo se colocaría una boquilla que permanentemente está absorbiendo aire, sin que la persona lo perciba. Ese aire se confina, se neutraliza el virus y recién ahí se lo vuelca nuevamente al medioambiente sin esa carga virósica”, puntualiza el profesional lomense.
El novedoso dispositivo también podría utilizarse en escuelas. “¿Cuántos chiquitos suben al micro escolar resfriados, con tos o catarro y los demás se contagian? Estas unidades que hoy estemos equipando en la pandemia, van a quedar para la eternidad y estaríamos inmunizando al resto para que no se contagie. Y tranquilamente se podría poner un dispositivo en cada aula para eliminar el potencial de contagio”, explicó Miguel Raduazzo.