Los animales estaban en jaulas oxidadas en la localidad de Linfen, China. Se cree que fueron robados para ser traficados y sacrificados en restaurantes. Peligro de más contagio de coronavirus.


Casi 700 gatos han sido rescatados en la ciudad de Linfen, en el norte de China. Los defensores que hallaron a los animales dieron a conocer que iban a ser destinados a numerosos restaurantes para ser parte del menú.
 
Los gatos estaban encerrados en jaulas oxidadas y se presume que fueron robados para ser traficados y sacrificados en restaurantes.

 Posteriormente a que allanaran el lugar, Linfen Small Animal Rescue, un grupo de protección animal, se hizo cargo del caso.
 
El operativo se llevó a cabo por la organización animalista Linfen Small Animal Rescue y las autoridades chinas, quienes entraron al lugar y sacaron a todos los animales.
 
Los animalistas indicaron que todos los mininos habían sido rescatados y estaban siendo atendidos por sus voluntarios. “Los veterinarios están verificando si hay gatos heridos o enfermos”, agregó la organización.
 
En un principio, se estima que los felinos habrían sido raptados por traficantes de animales, los cuales crearon un matadero clandestino en aquel hotel.
 
La situación ocurre en momentos en que China prohibió el consumo de animales exóticos y domésticos por las sospechas del origen del Covid-19 en un mercado que ofrecía carne especies salvajes.
 
Cabe remarcar que, hace algunas semanas, China hizo historia al elaborar un decreto que prohíbe la comercialización y los criaderos de animales como perros y gatos.
 
 
Esta nueva normativa surge luego que se dejaran de considerar aquellas especies como animales de ganado, al igual que las serpientes y los lagartos.
 
Es por ello que existirán cuatro especies que pueden seguir siendo criadas, pero no para el consumo alimenticio. Estas son el visón, el zorro ártico, el zorro plateado y el tanuki.