La comuna de Villa Ciudad Parque será la primera del país en emitir permisos de cultivo de cannabis medicinal a laboratorios y privados, con autorización previa de la Anmat. Además, impulsará el cultivo comunitario.

Por Martiniano Nemirovsci


La localidad cordobesa de Villa Ciudad Parque permitirá a privados el cultivo de cannabis con fines medicinales, una medida con la que el municipio busca dar solución a un problema de salud pública, incentivar el debate político en torno al tema y diversificar la actividad económica local, golpeada por la pandemia de coronavirus.

La municipalidad impulsará y desarrollará el cultivo comunitario de cannabis “con fines medicinales, terapéuticos, y de investigaicón científica”, y otorgará permisos a laboratorios, que previamente deberán tener habilitación de la Anmat, según una ordenanza firmada esta tarde.

“Nosotros legislamos esto con una ordenanza, que tiene como objetivo generar un hecho político que ayude a abrir el debate. Porque esto es una necesidad de salud para muchas familias que dependen del cannabis”, afirmó en diálogo con Télam Pablo Riveros, intendente del municipio ubicado en el departamento de Calamuchita.

“El cannabis tiene una legitimidad social -mucha gente incluso lo usa en el país con fines recreativos- y una legitimidad científica. Falta una legitimidad política, y queremos participar en que esto se logre”, explicó.

El jefe comunal consideró que en torno a esta medida existe, en primer lugar, una cuestión de salud pública. Pero también “se trata de ampliación de derechos, de actividad económica regional, de trabajo. Y hay un tema político que es qué comunidad queremos construir y cómo discutimos esto sin preconceptos”.

El intendente relató que entre los 3.500 habitantes de Villa Ciudad del Parque viven “15 familias que utilizan a diario cannabis medicinal y es fundamental para su vida”.

“Te pongo como ejemplo el caso de un chico con epilepsia que pasó de 14 o 15 convulsiones por día antes usar aceite de cannabis a tener 5 o 6, después. Es necesario que esa familia no tenga que meterse en la ilegalidad para conseguirlo”, graficó.

También importa lo económico. “Nosotros vivimos en un departamento que tiene como principal actividad al turismo, y el Covid nos mató. Yo vengo tratando de diversificar la actividad económica. Y esta medida puede generar trabajo y crecimiento”, continuó Riveros, quien asumió la Intendencia a finales de 2019.

El cannabis tiene una legitimidad social y una legitimidad científica. Falta una legitimidad política, y queremos participar en que esto se logre”



En esta línea, deslizó “la posibilidad de que pueda venir un privado a realizar esa actividad acá y como contraparte tenga que emplear a gente de la comunidad. El cannabis no necesita grandes extensiones para producirse y creo que un proyecto puede emplear a entre 10 y 20 personas”.

De todas maneras, Riveros aclaró que la comuna entregará “una habilitación municipal, pero para sembrar cannabis en Argentina se necesita permiso de la Anmat”.

“Es decir, si un privado quiere ejercer esa actividad acá, tiene que tener permiso de la Anmat. Como Estado municipal hemos iniciado las gestiones tanto con Anmat, como con el Ministerio de Seguridad, el Conicet y el INTA para poder llevar esto adelante”, continuó.