Norberto Lagos tenía 45 años y llevaba 10 días internado al momento de morir a causa del coronavirus. El que se convirtió así en la cuarta víctima de esa enferemedad en Lanús era chofer de la línea de colectivos 520.

Lagos se encontraba internado en una institución privada local y tenía antecedentes de insuficiencia renal.

En el Gran Buenos Aires, hace algunas semanas se informaron otros casos de choferes de colectivo con COVID-19: En la línea 266, que circula por los partidos de Almirante Brown, Lomas de Zamora, Lanús, Avellaneda, Quilmes y Florencio Varela, ya hubo dos infectados.

Dos más en la línea 263, que une Burzaco y San José. Uno fue un chofer que estuvo internado y ya fue dado de alta. El otro, un conductor que se contagió de su hija y estuvo aislado en su domicilio.

Este último domingo, se informó otro caso positivo en la línea 293, que pasa por Almirante Brown, Quilmes y Avellaneda. Desde la empresa contaron que el trabajador está con “síntomas, fiebre, dolores cabeza, pero hasta el momento no de gravedad”.

También dieron positivo dos choferes, uno de la línea 510 y otro de la 501, de Almirante Brown.