Este martes “los #Gastronomicos de #ESTEBANECHEVERRIA apagamos #PedidosYA, contra la #Explotación que estamos sufriendo”

Así nació un iniciativa de varios comercios que pierden por loa altos porcentajes que cobran estas empresas.

“En plena pandemia y con la baja de ventas y con varios locales que no volverán a reabrir sentimos una terrible caída por las ventas ahora vemos que en muchas oportunidades en vez de salir empatados con la venta perdemos por los porcentajes que nos cobran” comento un comercio de la zona céntrica.

” nuestra propuesta a las que se sumaron varios comercios gastronómicos es pagar la aplicación de Pedidos Ya pues cobran porcentajes que superan la pequeña ganancia en época de crisis”

Las aplicaciones resuelven el problema de los locales que están cerrados, pero les significar un costo alto que impacta fuertemente en el precio.

Las aplicaciones se convirtieron en indispensables para la supervivencia de locales gastronómicos
Las aplicaciones se convirtieron en indispensables para la supervivencia de locales gastronómicos

En plena cuarentena y con los locales gastronómicos cerrados, las aplicaciones de delivery —como Pedidos Ya, Rappi, Glovo y Uber Eats— se convirtieron en casi la única alternativa que les permite mantener parte de su actividad.

Con la nueva regulación para las actividades comerciales exceptuadas, se estableció que en el caso de locales gastronómicos solo pueden vender con servicio de envío a domicilio, algo que la gran mayoría no tiene implementado, por lo que depende casi exclusivamente de las aplicaciones de delivery.

De acuerdo con un relevamiento realizado por la consultora Focus Market entre 1.000 consumidores en las grandes ciudades, las aplicaciones más utilizadas en “cuarentena” para pedir sus productos son: Pedidos Ya (40%), Rappi (15%), Glovo (10%), Uber Eats (7%), entre otras.

El impacto, que quizás en momentos de locales abierto se diluye –ya que el delivery es sólo un complemento a la venta tradicional–, en tiempo de cuarentena, donde la mayoría de las ventas son con envíos, se siente y es fuerte.

Desde la Asociación Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (Afadhya) explicaron que de la venta de un kilo de helado por un monto de $700, la aplicación de envío cobra 25%+IVA ($221,70), a lo que se le debe restar el IVA del ticket final ($122). Por lo tanto, el importe que recibe el heladero es $366,30.

En el caso de una pizza, sobre un precio de $500, hay que restar el IVA ($105), la comisión de la app de 25%+IVA ($151,25) y el importe que recibe el pizzero es de $243,75. “De este monto hay que descontar los costos de alquiler, empleados, materias primas, servicios e impuestos nacionales, provinciales y municipales.