La medida fue dispuesta por el Banco Central, que estableció que de ahora en más eso no es posible sin consentimiento del titular. De hecho, los bancos no podrán rechazar si el ciente pide la reversión de un débito directo.

El Banco Central (BCRA) resolvió hoy prohibir el uso del débito directo interbancario y el débito inmediato (DEBIN) recurrente para el cobro de cualquier concepto vinculado a préstamos, sin el consentimiento del titular.

Estas herramientas financieras siguen vigentes para todos los demás pagos de servicios e impuestos, indicó la entidad que conduce Miguel Pesce.

El instrumento que sí se podrá utilizar para los cobros vinculados a préstamos es el “DEBIN spot”, que requiere autorización expresa por parte del cliente receptor previo a la realización de cada débito. 

A través de la Comunicación A 6909, el Banco Central estableció además que cuando un cliente solicite la reversión de un débito directo, la entidad originante de ese débito no podrá rechazar el pedido bajo ningún concepto y deberá darle curso indefectiblemente sin importar el monto dentro de las 72 horas hábiles.

“Más allá de estas nuevas medidas, los clientes mantienen la posibilidad de dar de baja un débito directo en su propio banco, sin la necesidad de contactar a la empresa recaudadora o a la entidad receptora”, explicó el BCRA.

Y añadió: “Incluso cuando hayan sido adheridos por CBU. Tampoco es necesario que exista una razón específica para la baja”. 

“En línea con otras regulaciones ya impulsadas, el Banco Central prioriza la protección de los derechos de los usuarios de servicios financieros”, concluyeron desde la autoridad monetaria.