La oposición pedirá más tiempo para analizar los alcances de la ley impositiva para 2020 que envió en Nochebuena el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, a la Legislatura bonaerense y que pretende aprobar entre hoy y mañana.

Si bien desde la gobernación aseguraron que la sanción de la iniciativa es parte de un “acuerdo marco” que alcanzaron el mandatario provincial y su antecesora, María Eugenia Vidal, lo cierto es que Juntos por el Cambio buscará demorar su tratamiento y planea introducir importantes modificaciones, entre ellas, en el aumento de los inmobiliarios rurales.

Ayer, la oposición, que tiene el peso para frenar el debate en el Senado -tiene 26 escaños sobre 20 del Frente de Todos-, se reunió de emergencia con sus equipos técnicos para hacer una primera evaluación. Es que sin tratamiento parlamentario la norma necesita una mayoría especial -al tratarse de un debate sobre tablas requiere los dos tercios- para lograr su aprobación. Hoy seguirán los encuentros por la mañana.

“Si no es una ley racional y atenta contra los sectores que nosotros representamos vamos a plantear modificaciones fuertes”, advirtió a LA NACION el presidente del bloque de Juntos por el Cambio en Diputados, Maximiliano Abad.

En el texto, que tiene más de 150 páginas, que ingresó en el Senado provincial el 24, a las 14, Kicillof establece que “resulta indispensable contar con una ley impositiva que se enmarque en los principios establecidos en la ley de emergencia y que procure recuperar autonomía fiscal y contar con los recursos necesarios para la atención de la situación actual”.

En ese sentido, establece subas promedio de 50% para todos los sectores, pero que van del 15 al 75%, “para evitar que el esfuerzo recaiga sobre los sectores más vulnerables, que son los principales afectados por la actual crisis que atraviesan el país y la provincia”, según los fundamentos del proyecto. Por ejemplo, si la valuación del campo supera los tres millones de pesos y posee más de 2000 hectáreas, el incremento del impuesto tiene un techo de 75%.

Como contraparte, el gobierno bonaerense otorgará exenciones impositivas para propiedades de hasta 100 hectáreas “dedicadas total o parcialmente a la producción tambera” y a las de 50 hectáreas “destinadas a la producción agropecuaria”.

“En el caso del impuesto inmobiliario rural y urbano, el principio que guía la propuesta es, precisamente, la progresividad tributaria, lo que se logra mediante topes segmentados a las variaciones”, explicó el ministro de Hacienda bonaerense, Pablo López.

Según López, “a más de la mitad de los propietarios rurales se les aplicará una actualización por debajo de la inflación de 2019, a lo cual además se suma el descuento del 20% por pago en una cuota”.

También, gracias a la suspensión del Pacto Fiscal, la provincia mantendrá el porcentaje de Ingresos Brutos. “Con relación al impuesto sobre ingresos brutos se incrementan los límites de facturación previstos para alícuotas especiales y -en líneas generales- se mantienen las alícuotas vigentes durante 2019, con excepción de algunas actividades cuya alícuota se establece dentro de los límites del Consenso Fiscal 2019”, explica el proyecto.

Si bien el diálogo entre Kicillof y la jefa de la oposición en la provincia sirvió para destrabar la votación que permitió declarar la emergencia económica, social, productiva y energética en el principal distrito del país -le permite al gobernador tomar créditos por $74.000 millones hasta abril, poderes para rescindir contratos de obras y congelar por 180 días tarifas energéticas y de transporte-, desde la oposición rechazaron que ese arreglo incluya también la ley impositiva.

Por su gestión ante Kicillof, Vidal logró introducir el Fondo de Infraestructura Municipal, de $2000 millones, para garantizar la gobernabilidad de sus intendentes, limitar la cesión de superpoderes al Poder Ejecutivo y un compromiso de negociar cargos en organismos de control, en la próxima sesión de la Legislatura.

“El acuerdo fue por el tema deuda, no por la ley impositiva. La ley no nos parece que esté bien, igualmente la mandaron ayer, no la podemos votar mañana. No la pudimos analizar en profundidad”, resumió uno de los hombres más cercanos a la exmandataria.