El congelamiento de los precios de los combustibles por 90 días que Macri había dispuesto finaliza hoy y las petroleras aumentarán hoy 6 por ciento. Por eso desde la tarde de ayer se registraban filas en las estacione de servicio, en lo que representa el octavo aumento del año.

El problema es que en diciembre se prevé otro incremento similar y superará el 30 por ciento en 12 meses.

El decreto que reguló el precio de los combustibles se conoció el 15 de agosto, tras las PASO. Allí se estableció que las compañías debían mantener los valores del 9 de agosto y que se tomaba un dólar de referencia de $45,19.

A través de la normativa, se facultó a la Secretaría de Energía, dependiente del Ministerio de Hacienda, para autorizar incrementos en los precios en dos subas, de 5% cada una, en septiembre y a fines de octubre.

Voceros de las tres principales petroleras que dominan el segmento minorista de combustibles coincidieron en señalar que el «atraso» de precios producto del congelamiento no se podrá recuperar inmediatamente, sino que se buscará alcanzar de a poco y en lo posible acercarse a una paridad de importación para cuando asuma el presidente electo Alberto Fernández.

La Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (FECRA) expresó que «la medida se volvió insostenible en una economía con dos dígitos de inflación y un abastecimiento que sigue siendo deficitario o restringido, especialmente en el canal de estaciones blancas»