Un nene de 8 años permanecía hoy internado en estado crítico y con pronóstico reservado luego de haber sufrido un disparo en la cabeza de una supuesta bala perdida mientras jugaba con su hermana en el patio de su casa de la localidad bonaerense de Ingeniero Budge, partido de Lomas de Zamora.

De acuerdo a los voceros, la víctima, cuya identidad se preserva por ser menor de edad, se encuentra alojada en la Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica (UTIP) del Hospital El Cruce de Florencio Varela, en el sur del Gran Buenos Aires.

Notas relacionadasTambién puede interesarte

Calzada: las víctimas del vivero de Calzada fueron asesinadas a cuchillazos

Marcharon para pedir justicia por el joven asesinado en José Mármol

Si bien trascendió hoy, el hecho ocurrió la tarde del sábado pasado en momentos en que el niño jugaba con su hermana de 9 años en el patio de su vivienda situada en la calle La Fontaine al 4500 de Ingeniero Budge.

Según la denuncia original que la madre de la víctima realizó ante la Policía, el propio niño comenzó a ver que de atrás de la cabeza, a la altura de la nuca, le caía sangre, por lo que salió corriendo a avisarle a ella que estaba en el comedor con su marido.

Al verle manchas de sangre en las manos y la cabeza, los padres trasladaron al niño al Hospital Materno Infantil Oscar Allende de Lomas de Zamora, donde recibió las primeras curaciones y luego fue derivado al Cruce.

El último parte médico difundido este mediodía por este hospital, el paciente ingresó con una «herida de fuego en cráneo», por lo que primero fue «estabilizado y posteriormente ingresado a quirófano para neurocirugía».

«Se realiza descompresión del cráneo y retiro de esquirlas óseas en sitio de entrada del proyectil. Se implementa monitoreo de presión intracraneana (PIC)», detalló el parte y agregó que «actualmente el niño se encuentra en estado crítico, bajo efecto sedoanalgésico, con requerimiento de asistencia ventilatoria mecánica invasiva.»

Los médicos indicaron que el niño «permanece hemodinámicamente compensado, con registro de PIC dentro de parámetros normales«, que «recibe medidas convencionales de soporte acordes a su condición» y que «su pronóstico es reservado».

En tanto, el hecho es investigado por personal de la comisaría 10ma. de Ingeniero Budge que inspeccionaron la casa del niño y constataron que la misma posee una pared de dos metros de altura, que el patio está techado y que existe un solo portón de rejas para ingresar, el cual se encontraba cubierto con una media sombra que no presentaba ningún orificio de bala.

Los investigadores también se entrevistaron con algunos vecinos quienes contaron que no escucharon ninguna detonación, por lo que la principal hipótesis apunta a una bala perdida, dijeron los informantes.

A su vez, las primeras averiguaciones de la Policía refirieron que el proyectil ingresó por la región frontal de la cabeza del niño y quedó alojado en la mejilla, aunque las fuentes médicas consultadas se excusaron de brindar mayores detalles a los señalados en el parte.

La causa, caratulada como «lesiones», quedó a cargo del fiscal Fernando Gustavo Caram, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial Lomas de Zamora.