La mujer, de profesión enfermera, tiene una condena de prisión perpetua desde el 2011 por la violación, tortura y muerte de un menor durante un ritual satánico realizado en la ciudad correntina de Mercedes en 2006.

Prefectura investigaba el caso desde el año 2017, siguiendo el rastro de la mujer que durante ese lapso cambió de domicilio en dos oportunidades diferentes. Este año se incorporaron escuchas telefónicas a la investigación que facilitó dar con su paradero.
Cabe destacar que la homicida integraba el listado de los diez prófugos más buscados de la República Argentina.

En la causa interviene el Tribunal Oral Penal Tercero de la Circunscripción de Mercedes Corrientes a cargo del Dr. Raúl Alonso Silvero.