Una joven de 18 años vivió una pesadilla cuando se tomó un colectivero en Monte Grande para volver a su casa después de salir del trabajo y el chofer intentó secuestrarla según detallaron familiares.  La joven tuvo que saltar por la ventana para salvar su vida.

El miércoles Camila salió el miércoles del bar donde trabaja como moza y se subió a un micro de la línea 501, en Bulevar, entre General Rodríguez y General Las Heras. El chofer le ofreció pasar sin pagar y a pesar de que ella se negó, el colectivero sólo le cobró 10 centavos y manejó al menos 10 minutos sin frenar.

Asustada, Camila empezó a contarle a la mamá todo lo que estaba pasando y le pidió que la esperara en la parada. Cuando llegaban a Vernet y Álvaros Barros se levantó y tocó timbre; la esperaban su madre y sus tres hermanos, pero el colectivero apagó las luces: «¡Vos no te bajás de acá!», le dijo.

Un hermano de Camila tiró un piedrazo, rompió un vidrio del colectivo, que metros después detuvo la marcha. La joven corrió hasta el fondo del vehículo y saltó por la ventana.

«Caí en medio de la calle, había autos pasando, podría haberme muerto. Rodé hasta la vereda para quedar a salvo. Un hombre que circulaba con su hija en un auto vio todo y llamó a la policía», contó al diario crónica.

Vecinos que presenciaron la situación llamaron a la policía y persiguieron al interno junto a agentes y familiares de la víctima. El acusado fue detenido en un destacamento de Monte Grande.