El fatídico hecho transcurrió en horas del sábado, cuando un joven de 19 años circulaba con su auto por la calle Cristiania al 1100 y por un incidente de tránsito mantuvo una discusión con otros dos hombres, chofer y ocupante de otro vehiculo.

Según los primeros datos, la víctima,  Lautaro Damián Villaverde, de 19 años detuvo su auto un Renault 9 y de inmediato fue abordado por dos hombres quienes comenzaron a romperle el vehiculo al joven.

Al querer salir de esa situación, Lautaro abre la puerta y es ahí donde uno de los agresores ya en plena calle le propinó una puñalada mientras que otro le tiró  un adoquín en la cabeza. 

Por un alerta, la policía llegó al lugar y observó como uno de los agresores se refugió en una casa cercana al lugar del hecho, por lo cual tuvieron la rápida respuesta de la justicia, quienes ordenaron un allanamiento de inmediato y pudieron detenerlo, mientras que el otro implicado huyó de la zona. 

Ambos agresores son hermanos, y la policía en la casa donde se refugió uno de ellos lograron encontrar el cuchillo con restos de sangre, utilizado en el asesinato. Mientras se producía el allanamiento, el joven agredido fue llevado por uno de sus amigos al Hospital Paroissien donde falleció.

Lautaro tenía 19 años, y era padre de dos bebas, trabajaba vendiendo elementos de blanquería por el barrio para mantener a su familia. «Ayer un par de hijos de puta cagones y traidores masacraron a mi hijo. A punta de cuchillo y golpe de adoquín. Esos son los porongas del barrio…mataron a un nene de 19 años que estaba laburando y me destruyeron la vida. Juro que la van a pagar» exclamó Mauro, padre del joven asesinado.