Un diácono de 52 años fue hallado asesinado a puñaladas y envuelto en sábanasen su casa de Temperley y se investiga si se trató de un homicidio cometido por alguien que conocía a la víctima.

El hecho fue descubierto cerca el domingo, en un domicilio ubicado en la calle Bombero Ariño 829, de Villa Galicia,donde la víctima, identificada como Guillermo Luquin (52), residía sola.

De acuerdo a los voceros consultados, fue un sobrino de la víctima quien halló el cadáver de su tío, que era diácono de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, de la Diócesis de Lomas de Zamora, y llamó al 911, tras lo cual, los efectivos constataron que el cuerpo desnudo estaba envuelto en sábanas al costado de la cama, en el piso de su habitación.

En el dormitorio, los policías detectaron a simple vista signos de lucha, un cuchillo de cocina junto al cuerpo y una gran mancha hemática sobre la cama.

Luego arribó al lugar personal del Servicio de Atención Médico de Emergencias (SAME) que determinó que el diácono presentaba al menos una herida cortante en el cuello.

Sin embargo, en una revisión posterior de Policía Científica se estableció que la víctima tenía varios politraumatismos en la cabeza y cinco lesiones punzocortantes, una de ellas que le afectó la carótida y que se cree fue la herida que le provocó la muerte.

En tanto, los pesquisas determinaron que el resto de la vivienda estaba ordenado y limpio, y que sólo faltaba el teléfono celular de Luquin, por lo que descartan el móvil del robo.

Mientras que en la mesa de la cocina hallaron una botella de gaseosa y dos vasos servidos, de los que los peritos levantaron huellas dactilares para su posterior cotejo.

Al profundizar la inspección en la vivienda, los peritos no detectaron que los ingresos al domicilio hayan sido violentados y descubrieron que un juego de llaves había quedado colocado en la reja del frente, detallaron los voceros.

Por ello es que la principal pista que siguen los pesquisas apunta a que la víctima conocía a su o sus asesinos y les permitió el ingreso, explicó a Télam un jefe policial que participa de la investigación.

El expediente, inicialmente caratulado como «averiguación de causales de muerte» y luego como «homicidio», está a cargo del personal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 del Departamento Judicial Lomas de Zamora.