La planta de Verificación Técnica Vehicular (VTV) de Llavallol fue allanada en el marco de una investigación que apunta a una banda dedicada a la venta de obleas de certificación para vehículos, sin la necesidad del correspondiente control. Se determinó que las máquinas de control de automóviles estaban adulteradas para aprobar más fácilmente a autos y camionetas que se presentaban en el lugar.

Fuentes policiales informaron que el allanmiento fue pedido por el fiscal Pablo Rossi, de la UFI 8 de Lomas de Zamora y otorgado por el juez de Garantías, Gustavo Gaig. La investigación se inició en 2017 y apunta a una banda que cobraba por entregar obleas de VTV sin realizar el control en la planta verificadora.

En el allanamiento de este jueves, con presencia del fiscal Rossi, se verificaron dos máquinas destinadas al control de vehículos.  Presentaban alterados sus valores de control operativo y en otros casos fueron manipulados por el hombre, a efectos de que las mismas aprobar a los vehículos que se presentaban en el lugar y que las mismas en condiciones y controles normales y reales, hubieran desaprobado la inspección”, indicaron fuentes policiales.

También se reunieron pruebas que permitirían establecer que los empleados recibían un “plus” de entre 500 y 1000 pesos para otorgar sobreturnos y asegurar la aprobación de automóviles cuyos propietarios aportaban ese dinero.

El fiscal Rossi dispuso la identificación de todos los empleados y el secuestro de tres computadoras que contienen la información de todos los automóviles que fueron verificados en la planta

Si bien se sospechaba que se habían ordenado detenciones en el lugar, luego fuentes judiciales aclararon a DiarioConurbano.com que el fiscal no había dispuesto esa medida por el momento.

Fuente Diario Conurbano