El consejo directivo de la CGT convocó anoche a un paro general nacional de 24 horas para el 29 de mayo, sin movilización, en rechazo a «la política económica oficial», luego de un extenso debate de los gremios confederados, y adelantó que de forma inmediata conversará con todas las otras centrales sindicales para que adhieran a la protesta.

La huelga del 29 «está garantizada» a partir de la propuesta de paro y adhesión de los más de veinte organizaciones sindicales del transporte, que reclamaron la medida, se destacó.

En una conferencia de prensa posterior a las casi cuatro horas de deliberaciones, los secretarios generales Héctor Daer y Carlos Acuña anunciaron la medida de fuerza, que será la quinta desde la asunción del actual gobierno, luego de «un extenso análisis de la situación económico-social y política y de las últimas gestiones realizadas», afirmaron.

Daer, titular del gremio de Sanidad, indicó que esa realidad económico-social afecta de manera «grave a los trabajadores y a las economías regionales», por lo que exigió «el cambio del modelo y de las estrategias económicas oficiales para reactivar el país».