Dos amigos que estaban desaparecidos desde el miércoles pasado en el partido de San Martín aparecieron asesinados en San Vicente, uno de ellos a balazos y el otro incinerado dentro de un auto. Lo insólito fue que la grúa se llevó el vehículo carbonizado sin mirar que adentro había un hombre muerto.

Se trata de Jonathan Zárate (32) y Hernán Pablo Rivero (32), quienes eran buscados desde la semana última tras una denuncia por «averiguación de paradero» que tramitaba en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 del Departamento Judicial San Martín.

Fuentes policiales informaron a Télam que en el camino rural conocido como El Portugués, a metros del puente homónimo, a unos siete kilómetros del acceso al que se llega por la rotonda de la ruta 6 y la avenida Sarmiento, un lugareño encontró el cuerpo de Zárate.

Efectivos de la comisaría de San Vicente fueron alertados y confirmaron que se trataba de un hombre que tenía tres impactos de bala en su cuerpo. La víctima fue reconocida por sus familiares y era buscada desde el miércoles 8 de mayo cuando denunciaron que desapareció junto a Rivero.

Según las fuentes, un Volkswagen Fox, propiedad de Zárate, fue hallado el sábado último quemado al costado del camino. Ante esa situación, personal del municipio lo retiró con una grúa sin verificar que adentro había un cuerpo. 

«El auto fue llevado a un predio que está al aire libre y se dieron cuenta que había un cuerpo después de haber encontrado muerto al supuesto dueño», dijo a Télam un vocero encargado de la pesquisa.

Si bien los investigadores creen que esa víctima era Rivero, dado que el cadáver estaba carbonizado deberán esperar a que sea reconocido a través de las piezas dentarias. 

Ambos hombres eran amigos y Rivero salió de la cárcel en diciembre de 2018 tras purgar una pena de unos cuatro años de prisión que tramitó en un juzgado federal en una causa por drogas.