La Policía Federal Argentina (PFA) detuvo a un adolescente acusado de ser el autor de las amenazas de bomba que obligaron a evacuar, anteayer, la estación de trenes Constitución y que provocaron la interrupción del servicio, afectando a miles de usuarios.

Todo se inició con la recepción en los últimos días de tres llamados al 911 que alertaban sobre la presencia de una bomba en la estación Constitución, lo que motivó la intervención de personal especializado de la PFA en amenazas públicas, que desarrolló tareas de inteligencia criminal para detener al sospechoso.

Según las fuentes, los funcionarios de la División Investigación de Amenazas e Intimidaciones Públicas de la PFA, bajo las órdenes Juzgado Federal N° 10 a cargo de Julián Ercolini, intervinieron el teléfono del abonado investigado y se realizaron numerosas tareas de campo en el domicilio del titular de la línea. Como resultado de la pesquisa, se ubicó al teléfono celular en Constitución, en inmediaciones de la calle Brasil.

El miércoles cerca de las 22, un efectivo detectó a un ciudadano argentino con similares características a las del investigado en la plaza Garay que, al llamar al teléfono involucrado, sacó su celular para ver quién se estaba comunicando, e inmediatamente fue detenido.

Fuentes judiciales explicaron que se dispuso el secuestro del celular y la aprehensión del menor de edad, quien quedó alojado en el Instituto Inchausti para ser trasladado esta mañana al juzgado.