El 1° de mayo próximo no habrá trenes, colectivos ni subtes por un paro anunciado por los sindicatos que integran la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), en reclamo de “la reformulación del impuesto a las ganancias sobre los salarios y un aumento salarial de emergencia a los jubilados”.

La “no prestación de servicios” implicará ese día que no funcionen trenes, colectivos, vuelos aerocomerciales, subterráneos y embarcaciones, por lo que el paro será “total”, según confirmaron esta tarde a Télam las fuentes gremiales de la Confederación.

“Como lo anticipó en varias reuniones con funcionarios del gobierno nacional, la CATT decidió no prestar servicios el 1° de Mayo, Día Internacional del Trabajo, en conmemoración de los mártires de Chicago”, afirmaron esas fuentes gremiales.

Los sindicatos de la CATT habían advertido hace algunas semanas que podrían aplicar medidas de fuerza si el Ejecutivo continuaba dilatando los tiempos para reformular el tributo de ganancias sobre los salarios, como lo señalaron los dirigentes gremiales en un encuentro con los ministros de Producción y Trabajo y Desarrollo Social, Dante Sica y Carolina Stanley, y funcionarios de la Administración Nacional de la Seguridad Social.


En esa ocasión, además de ganancias, la CATT exigió “un aumento salarial de emergencia para los jubilados” y la no derogación de los llamados regímenes especiales.

Los gremios redoblaron las demandas respecto de la necesidad de reformular el impuesto a las ganancias sobre los salarios y enfatizaron que “el impacto del proceso inflacionario, cada vez mayor, provoca que cada vez más trabajadores lo abonen“.


En aquella reunión, el titular de la Unión Ferroviaria (UF), Sergio Sasia, había reclamado “la no desgravación o aplicación de ganancias sobre los feriados trabajados, las horas extras y los viáticos” y la sanción de una norma para la reformulación de ese tributo.