En la localidad de San Vicente, Santiago de 19 años, Maria Guadalupe de 16 años, Agustina de 19 años, Daniel su papá de 50 años, sufrieron un incendio en su domicilio.


Como consecuencia del llamado a la central de monitoreo 911, se presentó el móvil del Comando de Patrullas San Vicente.

El mismo se había originado en la parte frontal de la casa con edificación en una planta, propagándose hacia el interior y una edificación posterior de dos plantas donde constata el personal policial la presencia de tres jóvenes quienes no tenían forma de descender de las habitaciones.


Entre las llamas y el humo solicitaban a viva voz ser rescatados, por lo que el personal policial con gran arrojo y destreza accede por los techos a una reja de la habitación de la planta alta logrando rescatarlos.

Fueron inmediatamente trasladados al hospital Ramón Carrillo, mediante ambulancia municipal permaneciendo en observaciones por haber inhalado gran cantidad de humo sin presentar lesiones. 


Presentes personal de Bomberos local extinguió las llamas constatando que el foco ígneo se había iniciado en un caloventor en la planta baja encendido para secar algunas prendas de vestir.