En el día de ayer personal de la Dirección de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense encabezadas por el auditor general   Guillermo Berra; inspeccionó las comisarías 5ª, 7ª y 9ª  de Quilmes.

Se trata de inspecciones de rutina que vienen implementándose desde la asunción de la gobernadora María Eugenia Vidal.

En la recorrida por la seccional 5ª los inspectores hallaron vestigios de marihuana putrefactos dentro de un tacho de basura, ubicado en un espacio común de la dependencia, por lo cual tomaron la determinación de realizar una denuncia penal y desplazar de sus cargos a la plana mayor de la comisaría.

Se trata del subcomisario Pablo Avalos –quien estaba a cargo de la dependencia-  y de cinco oficiales que se desempeñaban como personal de calle.

La fiscal a cargo del caso, Clarisa Antonini; desestimó la presentación al considerar la inexistencia de delito y no imputó a ninguno de los oficiales, que   permanecerán apartados de la fuerza hasta tanto se aclare la situación.

Según los policías sancionados, los residuos encontrados  provienen de un allanamiento efectuado por personal de la comisaría unos días antes que habrían quedado en el piso durante su traslado. Ahora Asuntos Internos deberá determinar la existencia de ese allanamiento para determinar si la versión de los efectivos tiene veracidad.

Por lo pronto se trata de una situación anormal, dado que la preservación de pruebas es sustancial en cualquier tipo de investigación, más cuando se trata de drogas, donde deben intervenir peritos judiciales y donde la cantidad secuestrada es fundamental para la determinación del delito a imputar.

Fuente : Quilmes ahora