Por tercer año consecutivo el movimiento feminista de mujeres, lesbianas, trans, travestis y no binarie saldrá hoy 8 de marzo a la  calle para hacer sentir el Paro Internacional “contra el ajuste y la violencia machista” que ya en lo que va del 2019 provocò 45 femicidios.

Frente al fascismo neoliberal y colonial que quiere redoblar sus violencias, nosotras y nosotres paramos. Paramos porque nos mueve el deseo de revolucionar nuestras vidas. Paramos porque sabemos que se va a caer. Al patriarcado lo estamos derrumbando desde abajo”, expresó el colectivo Ni Una Menos en la convocatoria al paro y movilización que tendrá como punto de concentración principal el Congreso de la Nación desde donde hoy a las 17 marcharán a  la Plaza de Mayo

“También paramos contra la familia heteropatriarcal y el confinamiento doméstico, contra la explotación de nuestros territorios, contra el abuso sexual de los machos en posiciones de poder, contra los femicidios y travesticidios, contra la criminalización de lxs migrantes, contra la clandestinidad del aborto, contra la justicia patriarcal, contra el empobrecimiento y el endeudamiento sistemático, contra el asesinato de las lideresas territoriales, contra el racismo, contra los fanatismos religiosos y la moralización de nuestros deseos. Porque paramos contra las estructuras y los mandatos que hacen posible la valorización del capital”, enfatiza el comunicado.

El colectivo no solo marchará contra la violencia machista que en Argentina en el el 2018 provocó  273 muertessino también contra la políticas de ajuste del gobierno de Mauricio Macri que “no deja de imponer políticas neoliberales que se articulan en una criminalización de la protesta, persecución de dirigentxs sociales como Milagro Sala, militarización de los territorios, además de incrementar la feminización de la pobreza y la precarización de todas las existencias“.

“Creemos que el movimiento feminista en toda su diversidad y a través de la herramienta del paro como proceso político de organización transversal, de la marea verde, de la insurrección de las nuevas generaciones, de la escucha colectiva a las denuncias de abuso sexual entendido como abuso de poder, de las genealogías rebeldes que nutren una imaginación radical y de las luchas contra el extractivismo y el despojo de los recursos comunes, está produciendo aquí y ahora una nueva forma política. Una política que viene a cambiarlo todo”,  aseguran las mujeres y colectivos diversos que este viernes feministas ganarán las calles,  levantarán su brazas y harán escuchar sus voces por una sociedad más igualitaria.