En un mes los chicos deberán comenzar las clases y muchas familias deberán afrontar la compra de productos escolares que no estuvieron ajenos al impacto de suba de precios. En los tres años del gobierno de Mauricio Macri, la canasta escolar  subió un 206  por ciento. 

Según un  informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) serán necesarios cómo mínimo 3 mil pesos para cubrir las necesidades de los chicos. 

Se trata de un relevamiento desprendido de 54 productos escolares (entre ellos útiles, insumos y demás elementos típicos de la canasta escolar), el cual precisó que el valor de los productos escolares aumentó un 41,9% respecto al ciclo lectivo 2018 y un 206% acumulado en los últimos tres años.

El aumento generalizado de precios, en especial de servicios públicos, tiene impacto directo en aquellos bienes cuyo proceso industrial utiliza dichos insumos. Por ejemplo, la pasta celulosa y el papel se realizan consumiendo grandes cantidades de energía. Por eso, los cuadernos y las hojas para la escritura están dentro de los bienes que más aumentaron. Lo mismo que las ediciones e impresiones de libros”, evalúa el informe realizado por el equipo de economistas de Economía UNDAV.

Según el análisis, comparando el valor de la canasta escolar con medidas indicativas de ingresos, como el salario mínimo, se observó un deterioro acumulado en los tres últimos años del 39% y del 16,2% en el último año.

Así, con un salario mínimo vital y móvil se podían adquirir hasta 6,2 canastas a inicios del ciclo lectivo 2016, mientras que actualmente alcanzará para 3,8 canastas escolares. En igual sentido, el deterioro acumulado en el poder adquisitivo de las transferencias por Asignación Universal por Hijo y Progresar fue del orden del 29,0% y del 54,6%, respectivamente.

En la segmentación por tipo, el incremento porcentual más elevado se dio en la de valor más bajo, donde la canasta económica aumentó un 264%; la de costo medio un 206% y la premium sólo un 177%: es decir que los aumentos se agravan notoriamente en los sectores de menores recursos de la población.