El gremio de Camioneros acaba de decidir una medida de fuerza que repercutirá, de manera directa, en la población. Se trata de un quite de colaboración en disconformismo porque las empresas del sector se niegan a abonar el bono de fin de año que los trabajadores perciben desde hace 8 años.

Según informaron fuentes sindicales, la medida en concreto implica que los empleados que recogen la basura domiciliaria en vez de correr van a caminar en su horario de trabajo y los residuos que queden sin retirar de los canastos quedarán allí por tiempo indeterminado. Abarcará a la provincia de Buenos Aires y a la capital federal.

La medida es un nuevo capítulo del enfrentamiento entre el Gobierno Nacional y el sindicato liderado por Hugo Moyano, que marchará el próximo 21 de febrero por diversas reivindicaciones laborales y sociales aunque sin el respaldo de otros gremios ni de la Confederación General del Trabajo (CGT).

Fuente: Primer Plano On Line